BOMBA H PERDIDA EN PALOMARES. ESTUDIO BÚSQUEDA S/GAUSS-BAYES

Inicio ForoGauss Matemáticas Dudas/Consultas BOMBA H PERDIDA EN PALOMARES. ESTUDIO BÚSQUEDA S/GAUSS-BAYES

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  José Herrera Plaza hace 4 meses, 3 semanas.

Viendo 1 publicación (de un total de 1)
  • Autor
    Publicaciones
  • #49589 Respuesta

    José Herrera Plaza

    Desde 1945 no habían caído bombas nucleares en una población. En 1966 se produjo un accidente de aviación en Palomares (Almería) con la lluvia de 4 bombas termonucleares 70 veces más potentes que la de Hiroshima. De ellas, 3 cayeron en tierra, liberando dos su combustible nuclear radiactivo. La cuarta cayó en el mar. Su búsqueda se prolongó durante 80 días.
    En los inicios, se buscó utilizando el patrón de caída de los restos de la aeronaves y la asunción de varias hipótesis de caída.Transcurridos 35 días de estériles resultados, se echó mano de un prestigioso matemático, el Dr. Tony Richardson, de 27 años y una cara aniñada, lo que le restó credibilidad de cara al equipo del Contralmirante Guest que lo prejuzgaron como “estudiante de secundaria”. No obstante, de cara al almirantazgo y la opinión pública, se referían a él y a su equipo con la denominación más rimbombante de “Navy Analysis Team”.
    Richardson se basó en la probabilidad de distribución gaussiana. Algunos artículos hablan también del uso de la inferencia bayessiana. A partir de áreas preestablecidas de máxima probabilidad en prelación: Alfa I, en forma de círculo de una milla náutica, donde el pescador Paco Simó, el boticario de Garrucha, Moldenahuer y su mancebo, vieron caer un objeto con paracaídas; Alfa II, Bravo y Chalie, en base al patrón de caída de los restos, condiciones meteorológicas, búsquedas submarinas realizadas con su cálculo de incertidumbres en el posicionamiento marino y otra serie de variables. Estas áreas fueron divididas en cuadrículas de 914 m. de lado. Richardson fue asignando, tras los pertinentes cálculos, un valor numérico de probabilidad de 0 a 1 a cada retícula, denominándolas “Probabilidad efectiva de búsqueda” (SEP) en forma de un modelo dinámico que cambiaba con la incorporación de nuevos datos. Las órdenes de búsqueda se ajustaban a los niveles de probabilidad de cada una. Desgraciadamente la Navy dio más prioridad a los datos de geolocalización de los restos, caídos libremente, frente al testimonio coincidente de tres personas, de un amerizaje con el paracaídas táctico (19,5 m.) y por tanto una mayor deriva hacia mar adentro.
    Simó utilizaba la metodología de posicionamiento ancestral de los fenicios, basada en la triangulación visual de marcas en tierra; algo que a la marina más moderna del mundo le resultaba un método rancio que auguraba poca credibilidad. Esta puede ser la causa de que la zona Alfa I, en base al avistamiento del pescador, fuese valorada de manera pesimista, con una media probabilística en sus cuadrículas de 0,31 frente a 0,81 de Alfa II. Los prejuicios pudieron pasar factura dilatoria en el hallazgo, que estaba dentro de Alfa I, aunque con un error de 1.650 m. del punto marcado.
    En el estudio que he llevado a cabo en los últimos años, de investigación y reconstrucción de lo sucedido en el accidente nuclear de Palomares, se entremezclan demasiadas disciplinas (Historia, Física, Medicina, Química, Climatología, Oceanografía, Edafología….). Una de ellas son las matemáticas a través del cálculo de trayectorias aerodinámicas y el probabilístico, tal como acabamos de exponer. Me muestro incapaz de ahondar con tino en el análisis de esta apasionante parte de la historia. Si alguno estuviese interesado en realizar un estudio pormenorizado, desde el punto de vista de las matemáticas, para su publicación en este blog o donde se considere, podría facilitarle más datos.
    Salud.
    (Más información: )

Viendo 1 publicación (de un total de 1)
Respuesta a: BOMBA H PERDIDA EN PALOMARES. ESTUDIO BÚSQUEDA S/GAUSS-BAYES
Tu información: