La aparición de las impresoras 3D está siendo un auténtico boom en muchos ámbitos. Es impresionante lo que son capaces de hacer estos aparatos. Pero aparte de las aplicaciones «prácticas» que puedan tener también pueden usarse de forma lúdica.

Y ése es precisamente el uso que le ha dado el profesor Gershon Elber, del Technoin’s Faculty of Computer Science, generando figuras reales de algunas construcciones de Escher, como el cubo de Escher, el Belvedere o la casa de la cascada que nunca termina:

Realmente esperanzador lo útil que pueden ser las impresoras 3D en muchos campos en un futuro no demasiado lejano.


Vía Amazings.es.

Print Friendly, PDF & Email