Pitágoras

Pitágoras

En la serie Numb3rs, emitida en España en una época en Antena3 y posteriormente en La Sexta, el matemático Charlie Eppes ayuda a la policía (en la que trabaja su hermano Don) a resolver casos utilizando sus enormes conocimientos matemáticos. En algunos capítulos el uso de las matemáticas para ello parece algo forzado, pero en otros se veía más razonable.

¿Pasa esto en la vida real? Pues posiblemente no demasiado, aunque seguro que en ocasiones las matemáticas forman parte de la resolución de un caso policial, pudiendo llegar a ser la clave del mismo. Esto es lo que ocurrió en la historia que os voy a contar, que además cuenta con la peculiaridad de que no se necesitó de un resultado avanzado ni muy difícil de entender, ni mucho menos: simplemente el teorema de Pitágoras..

Policia pitagórica

Situémonos primero: Año 2002, esquina entre la 8ª avenida y la calle 40 en Manhattan. James Roblins es arrestado en ese punto, acusado de venta de drogas. Además de esto se añade un agravante a la situación: Roblins se encontraba a menos de 1000 pies de la escuela Holly Cross…

…Un momento, ¿seguro que estaba a menos de 1000 pies de esta escuela? Veámoslo en un mapa:

Si sumamos las distancias «andables» que hay que recorrer para llegar desde esa esquina a dicha escuela obtenemos 1254 pies. Por tanto, Roblins estaba a más de 1000 pies de la escuela. Al menos eso es lo que argumentaron los abogados de Roblins.

En este punto el bueno de Pitágoras acudió al rescate de la policia, ya que utilizando su famosísimo teorema obtenemos la distancia real:

ya que 764^2+490^2=823796, y la raíz cuadrada de este resultado (es decir, lo que mide la hipotenusa del triángulo rectángulo que se forma en la figura) es 907,63

La distancia real…¿cuál es en verdad la distancia real? Para la Corte de Apelación, el argumento de la policía fue el correcto, por lo que el agravante se sumó al delito inicial. ¿Y para vosotros?


Fuente:

  • La secta de los números, del gran Claudi Alsina.
  • La imagen de Pitágoras corresponde a un busto de él que hay en El Vaticano y la he tomado de aquí.
Print Friendly, PDF & Email