Por mucha memoria que uno pueda tener, el paso del tiempo produce en ocasiones que ciertas cosas desaparezcan de la mente de la gente, que se olviden algunos hechos. Y es relativamente habitual que mentirosos, defraudadores y caraduras se aprovechen de esto para borrar malos actos realizados por ellos o para hacernos creer que han hecho cosas importantes que en realidad nunca hicieron. Éste segundo caso es que corresponde al (triste) protagonista de esta entrada: Jaime García Serrano.

Supuesto calculista colombiano (creemos que su nacionalidad sí es cierta, aunque no tenemos datos concluyentes que lo atestigüen), nuestro amigo Jaime es conocido por, de nuevo «supuestamente», haber inventado un método para realizar cálculos matemáticos con una rapidez y una precisión asombrosas. Pero no nos referimos a cálculos aritméticos sencillos, sino a algunos realmente complejos de realizar sin una calculadora a mano: raíces cuadradas o logaritmos de números grandes, senos y cosenos o factoriales. Por ello se hace llamar la computadora humana, como puede verse en su web:

Como puede verse también en la captura anterior, dice ser considerado el calculista matemático del siglo. Y como se puede apreciar en esta imagen, Jaime da cursos sobre este supuesto método que inventó para realizar todos estos cálculos.

La cosa es que este señor parece ser un fraude de todas todas. Y no lo digo yo nada más, lo dicen personas relacionadas con el calculismo y se puede ver en diversos documentos gráficos que vamos a ver a lo largo de esta entrada. Pero antes os voy a contar por qué me he animado a escribir esta entrada ahora.

Hace algo más de cinco años, este señor anunció que iba a batir el récord Guinness de memorización de decimales del número Pi (concretamente 152202 decimales), y que lo iba a hacer aquí en España, en la Universidad Complutense de Madrid. La noticia de la consecución de este récord apareció en varios medios calificada, evidentemente, como una gran hazaña.

El caso es que Silvia, una lectora de Gaussianos, contactó conmigo a raíz de esto para comentarme que quizás la cosa no fuera como la pintaban en dichas noticias, y aportaba un vídeo que todavía se puede ver en la noticia publicada por El Mundo en aquel momento.

En ese vídeo se veían cosas algo raras, como que Jaime no recitó todos los decimales (porque estaría tres días haciéndolo según se escucha en el vídeo), sino que «sugirió» que se tomaran algunas páginas al azar del documento que tenían con los decimales de Pi y ¡¡que se las dejaran para repasar los números que aparecían en ellas para después recitarlos!! Tremendo, ¿verdad? Pues ahí no queda la cosa, lo peor es que los números que aparecen en dichas páginas no son los decimales del número Pi, al menos en el lugar en el que esos folios dicen. Es decir, en esas páginas aparecían números que supuestamente eran decimales de Pi entre los 152202 primeros pero en realidad las cadenas de números que aparecen en ellas no están entre esos decimales de Pi en la realidad.

Un ejemplo. Aquí tenéis una captura de pantalla del vídeo con la página 197 del pdf del que disponían:

Teniendo en cuenta que en cada página aparece 232 números, en esta página 197 deben aparecer todos los decimales de Pi del 45472 al 45704. Bien, pues si tomamos, por poner un ejemplo, los cinco primeros de dicha página, 41430, tenemos que dicha cadena de decimales no aparecen en el número Pi hasta la posición 233048 (he utilizado The Pi-Search Page para buscar). Podéis probar con otras cadenas de esta página o de otras que aparecen en el vídeo.

Evidentemente esto es un fraude se mire por donde se mire. Y de hecho algo de sentimiento de culpabilidad tuvo que tener nuestro amigo Jaime, ya que después de que yo publicara esta otra entrada con más datos sobre este asunto, de que también apareciera el caso en Microsiervos (aquí y aquí) y de que expertos calculistas, principalmente José María Bea, denunciaran el asunto la información que aparecía en su web sobre el tema desapareció.

A partir de ese momento en su web solamente se podía que Jaime tenía 5 récords mundiales relacionados con calculismo, todos realmente sorprendentes y, según expertos, prácticamente imposibles (y de los que, además, no aparece ni rastro en la web del Libro Guinness de los Récords). Por ejemplo, ¿memorizar 220 dígitos de una mirada? ¿Cuánto dura una mirada? En la entrada que enlacé en el párrafo anterior tenéis opiniones de calculistas españoles sobre el tema de esos récords.

Y por fin volvemos al comienzo del post, al paso del tiempo. Hace unos días llegó un comentario a una de las entradas que escribí sobre todo esto en aquel año 2008 y decidí visitar su web por si se le había ocurrido volver a incluir ese supuesto récord entre sus logros. Y ¡bingo! Al parecer debió llegar un momento en el que nuestro amigo Jaime García Serrano decidió que ya había pasado suficiente tiempo como para que todo el mundo olvidara el asunto del vergonzoso supuesto récord de memorización de decimales de Pi y, por qué no, decidió incluirlo en su web como otro récord Guinness en su poder. Y ahí está ahora

Por favor, qué poca vergüenza.

Creo que ya está bien, que ya es momento de que todo el mundo conozca a este señor. Teniendo en cuenta la opinión de expertos y el vídeo de lo de los decimales de Pi este señor es un estafador. No digo que tenga algún tipo de capacidad superior a la que tienen otras personas, pero ni mucho menos la que dice tener. Y hay más ejemplos de ello. Aquí tenéis un vídeo de nuestro protagonista en el programa Ahora Marta de Telemadrid. Ahí tenemos a Jaime fallando al intentar memorizar 25 números y al resolver varias raíces cuadradas:

Para tener un récord que consiste en «memorizar 220 números de una mirada» lo de fallar en los 25 es un poco lamentable. Por cierto, vergonzoso también que en la última, fallando por más de 10 unidades, la chica del programa le diga que «muy bien»…

Y aquí otro del programa «Superhumanos» (creo que es argentino). En éste no falla, pero me sorprende enormemente la manera en la que da el resultado del cálculo de algunos factoriales. Id al minuto 4:55 y lo veréis:

Estoy convencido de que ésa no es la manera en la que se debe dar el resultado de un factorial para demostrar que uno lo ha calculado bien. Muy muy sospechoso…

Y seguro que hay más ejemplos. Si conocéis alguno más dejadlo en los comentarios, os estaré muy agradecido.

Por cierto, mi opinión es que para los cálculos más sencillos utiliza algunas reglas mnemotécnicas fáciles de aplicar y así es capaz de sacar aproximaciones de los resultados (por eso falla mucho en las raíces cuadradas); en memorización es capaz de memorizar algún número más que otra persona cualquiera, pero ni mucho menos es un superdotado en ello; y para los cálculos complejos y costosos usa el «método Peter Popoff» (si no sabéis quién es Google es vuestro amigo). Espero vuestras opiniones.

Print Friendly, PDF & Email