Hoy, cual Raymond Smullyan, os traigo un problema sobre verdades y mentiras, sobre veraces infalibles y mentirosos compulsivos. Me lo envió Sinuhé por mail y, aunque no es difícil, creo que es interesante para pensar, para darle vueltas al coco. Ahí va:

Imaginemos que en una sala están reunidas varias personas con una característica muy especiala: cada una de esas personas siempre dice la verdad o siempre miente, esto es, no hay personas que a veces mientan y a veces no.

En un momento de la reunión una de esas personas pronuncia las siguientes dos frases:

  1. Aquí no hay más de tres personas.
  2. Todos los que estamos en esta reunión somos mentirosos.

A continuación, otra de las personas dice lo siguiente:

  1. Aquí no hay más de cuatro personas.
  2. No todos los aquí presentes somos mentirosos.

Y posteriormente otra persona distinta a las dos anteriores afirma:

  1. Aquí hay cinco personas.
  2. En esta sala hay tres personas mentirosas.

Y ahora las cuestiones: ¿Cuántas personas había en esa sala? ¿Cuántas de ellas eran mentirosas?

A por él, que no es difícil.


Relacionado:

Twedledum, Twedledee y Twedledoo


Tercera aportación a la Edición 2.X del Carnaval de Matemáticas, cuyo anfitrión es el blog Resistencia Numantina.

Print Friendly, PDF & Email