Los Coffin Problems (también llamados Jewish Problems o, directamente, Killer Problems) son un grupo de problemas que se usaron en la Universidad Estatal de Moscú en los años 70 del pasado siglo XX para evitar que estudiantes judíos «y otros indeseables» entraran en el Departamento de Matemáticas.

Me enteré de esta historia gracias a este tuit de Juan Matías Sepulcre, y creo que es digna de ser contada.

La cuestión tiene que ver, como se puede ver el título, con discriminación, y más concretamente con discriminación hacia los judíos. No me voy a meter en historia rusa (principalmente porque no tengo conocimientos para ello y porque en internet hay gran cantidad de información al respecto), simplemente comentar que en la década de los 70 del siglo XX el Departamento de Matemáticas de la Universidad Estatal de Moscú era, en general, marcadamente antisemita (y, según parece, esto era algo común en las universidades más prestigiosas de la Unión Soviética).

La cosa es que querían evitar la entrada a dicho departamento de estudiantes judíos (y, como comentaba al principio, «otros indeseables»). ¿Cómo podían hacerlo? Pues planteándoles problemas muy difíciles en las pruebas de acceso (en este caso, en la parte oral del mismo). ¿Cómo hacerlo sin levantar sospechas? Diseñando esos problemas de manera que tuvieran una solución «relativamente» sencilla pero que fuera muy compiclado encontrar. Estos problemas son los que se han acadabo llamando Coffin Problems, Jewish Problems o Killer Problems.

Entre ellos había problemas de varios tipos, pero por lo que he podido ver eran principalmente algebraicos y geométricos. Algunos de ellos estaban premeditadamente planteados de manera ambigua, y para la mayoría la solución tenía escondida alguna «idea feliz» que era prácticamente imposible de encontrar en el momento de la prueba.

Os dejo algunos de ejemplos. El primero, una ecuación:

Resuelve la siguiente ecuación para y \in \mathbb{R}:

2 \sqrt[3]{2y-1}=y^3+1

Ahora, uno de regla y compás:

Dado un triángulo ABC, construye, con regla y compás, un punto K de lado AB y un punto M del lado BC tales que

AK=KM=MC

Y otro, en este caso de números:

¿Qué número es más grande, log_2(3) o log_3(5)?

Aunque saber que no son nada fáciles puede echar atrás a cualquiera, os recomiendo que los penséis, que intentéis resolverlos. Si queréis alguna idea sobre ellos y, en última instancia, la solución de los mismos, podéis echar un ojo al artículo Jewish Problems, de Tanya Khovanova y Alexey Radul. En él también podreís encontrar más coffin problems y más información sobre esta historia. También os recomiendo que echéis un ojo a Entrance Examinations to the Mekh-Mat, de Alexander Shen, para más información al respecto contada de primera mano.

Como última curiosidad comentar que, según he podido ver, el conocido matemático Edward Frenkel sufrió estos coffin problems en sus propias carnes, y lo cuenta en su libro Amor y matemáticas (que, por cierto, no he tenido ocasión de leer).

Con lo interesantes, útiles y bellas que son las matemáticas, me parece un auténtico crimen utilizarlas de esta manera tan retorcida. Ojalá algo así no vuelva a ocurrir nunca.


Imagen principal tomada de aquí.

Print Friendly, PDF & Email
4 4 votes
Article Rating