Actualmente, hay multitud de formatos desde los cuales se puede hacer divulgación científica, en general, y matemática, en particular. Algunos son muy nuevos, otros también son «de nuestra época» aunque lleven ya un tiempo entre nosotros y de otros podríamos decir que llevan entre nosotros toda la vida. Y, sin duda, el libro es uno de estos últimos. Por mucho que avance la tecnología, por mucho que tengamos Twitter, Facebook o Youtube, el libro siempre será un maravilloso recurso para la divulgación.

Por otra parte, sea cual sea el medio que se utilice, son muchas las maneras de inyectar en alguien el interés por las matemáticas. Una de ellas es llevar al consumidor a su época más antigua y hacerle revivir buenos recuerdos matemáticos, si los tenía, o ayudarle a reconciliarse con esta matería, si es que había divorcio. Esto mismo, y muchas más cosas, es lo que hace Joseángel Murcia, autor también del blog Tocamates, en Y me llevo una (junto a la ilustradora Cristina Daura).

Título: Y me llevo una
Autor: Joseángel Murcia (e ilustraciones de Cristina Daura)
Editorial Nørdicalibros
¿Recuerdas cómo se hacía una división? Tal vez, aunque puede que haga mucho que no la hagas a mano. ¿Y una raíz cuadrada? Este libro no va de cómo se hacen, sino de para qué sirven y por qué funcionan, ya que nos acostumbraron a memorizar procedimientos y no a hacernos preguntas. Mecanizar operaciones es importantísimo para poder centrarnos en las ideas fundamentales que suelen ir mucho más allá, tanto a la hora de aprender a multiplicar como a la de resolver problemas; no obstante, no puede ser nunca el objetivo final de la enseñanza de las matemáticas. En los tiempos que corren es mucho más importante razonar que aplicar procedimientos; los móviles y sus apps nos han ganado esa batalla, afortunadamente. La humanidad lleva miles de años utilizando y perfeccionando herramientas para hacer la parte más pesada de las matemáticas. ¿Quién podría querer recordar las matemáticas que ya dejó atrás, en la escuela? Este libro planea revisarlas de una forma crítica y propone un ajuste de cuentas con las matemáticas escolares. Además, mezcla la reflexión sobre la historia y la tradición matemática con la divulgación de las ideas más actuales sobre su enseñanza, sin salirse -demasiado- del currículo escolar.

Éste es el texto de contraportada de Y me llevo una, en el que podemos ver las líneas generales de los objetivos que persigue el libro. Como decíamos, Joseángel hace una revisión crítica de las matemáticas escolares (y de alguna parte de las de secundaria). A lo largo de sus ocho capítulos (más el prólogo y el epílogo), nos presenta multitud de cuestiones matemáticas que nos hemos encontrado en la escuela y el instituto y nos habla sobre su idoneidad, sobre posibles modificaciones y sobre alternativas más didácticas.

El libro destaca desde el primer instante. Nada más verlo, no puedes evitar que se te vaya la vista a su maravillosa portada. Y eso es culpa de su magnífica ilustradora, Cristina Daura. Y el nivel no baja dentro del libro, más bien al contrario. Tanto los pequeños dibujos relacionados directamente con el texto como las grandes ilustraciones a página completa que podemos encontrar en el libro son magnifica, tanto en lo que se refiere a su relación con el contenido como por su colorido y tremenda originalidad. Vamos, una pequeña maravilla. Cristina, no te conozco, pero sólo viendo tus dibujos ya me pareces una persona especial. Enhorabuena, de verdad.

Volvamos al texto. El libro comienza con un prólogo titulado Raíz cuadrada en el que habla sobre ella y también de otras cuestiones matemáticas, y nos comenta qué pretende conseguir con el libro que tenemos delante. Por cierto, también nos dice que copió las propiedades de los logaritmos en un examen. Ay Joseángel, no nos esperábamos esto de ti…

Después de este breve inicio, pasamos al capítulo uno, titulado Un tren sale de Madrid, en el que, como se puede intuir, habla sobre los problemas en matemáticas, tanto de los escolares de nivel muy básico como de cuestiones más avanzadas (por ejemplo, habla sobre el problema de los puentes de Königsberg. En el capítulo dos, titulado Uno y uno son once, se habla principalmente de sistemas de numeración. El capítulo tres, cuyo título es Y me llevo una…¿adónde?, se tratan la suma y la resta, tanto hablando de los procedimientos que todos conocemos, reflexionando sobre ellos y presentando materiales y juegos que pueden ayudar en su aprendizaje. Y en el cuarto capítulo, que se titula El doble del primero por el segundo, trata sobre multiplicación.

Continuaríamos con el capítulo cinco, titulado ¿Cómo repartir 8 entre 0,5?, que trata sobre la división. El capítulo seis, con título Base por altura dividido por dos, habla de geometría, tanto bidimensional (cuadrados, rectángulos, triángulos…) como tridimensional (cubos, esferas…). El capítulo siete, llamado Percentil 10, trata el tema de la estadística, una de las ramas más maltratadas históricamente en el currículo de matemáticas (tanto en primaria como en secundaria) y, a la vez, una de las más importantes de la actualidad (por cierto, también aprovecha el sorteo de la Lotería de Navidad para hablar de estadística, como no podía ser de otra forma). Y en el capítulo ocho y último, que lleva por título Papá, ¿qué hay después del infinito? (cuyo comienzo tenéis en la imagen que aparece justo antes de este párrafo), nos habla sobre cuestiones relacionadas de una u otra forma con el infinito: números grandes, la leyenda del ajedrez, los números primos o la hipótesis del continuo.

Para terminar, un breve epílogo titulado Logaritmo del producto en el que nos habla del sencillo, y a la vez difícil, concepto de logaritmo y en el que, como curiosidad, nos comenta que se ha tatuado en el antebrazo la propiedad del logaritmo del producto. Sí, ésta:

log(A \times B)=log(A) + log(B)

¿Será cierto? ¡¡Queremos foto!!

Por cierto, al final de cada capítulo encontraremos algunos ejercicios relacionados con el mismo para que podamos pensar y reflexionar con ayuda del contenido del capítulo en cuestión. Seguro que sabréis resolverlos, pero si no es así no os preocupéis, al final del libro tenéis las soluciones comentadas de todos ellos.

Como podéis ver, prácticamente todos los temas tratados en el libros son cuestiones básicas de matemáticas. Lo que hace que este libro sea especial es la manera en que Joseángel nos las cuenta: un lenguaje sencillo y claro, una gran facilidad para explicar los entresijos de cada operación y cada proceso, una tremenda cantidad de actividades, recursos y materiales adecuados y adaptados a cada situación y una sutil dosis de humor. Todo eso (y mucho más), unido a las originales ilustraciones de Cristina, hace que, sin lugar a dudas, este libro sea de obligada lectura, un must para nuestra estantería. Joseángel, Cristina, muchas gracias a los dos por haber creado esta magnífica obra.

Print Friendly, PDF & Email