El matemático estadounidense Hillel Furstenberg y el ruso Gregory Margulis han sido los galardonados con el Premio Abel 2020, según la Norwegian Academy of Science and Letters, «su trabajo pionero en el uso de métodos desde la teoría de probabilidad y los sistemas dinámicos en la teoría de grupos, la teoría de números y la combinatoria». Es la primera vez que el Premio Abel lo comparten dos personas, aunque, curiosamente, no han trabajado juntos Aunque es cierto que no han trabajado juntos, no es la primera vez que el Premio Abel es compartido (de hecho es la cuarta vez que esto ocurre).

Hillel FurstenbergHillel Furstenberg es profesor emérito de la Universidad Hebrea de Jerusalén, y une este galardón al Premio Wolf que ya posee. Es conocido por su aplicación de la teoría de la probabilidad y la teoría ergódica en otras áreas de las matemáticas, como la teoría de números o los grupos de Lie. Entre otros logros matemáticos, simplificó bastante la demostración de un teorema de Endre Szemerédi, y su demostración ayudó mucho a Terence Tao y Ben Green a demostrar su teorema sobre números primos y progresiones aritméticas (lo cuenta el propio Tao aquí).

Una anécdota que nos da una imagen de su capacidad, cuando publicó su primer artículo mucha gente creyó que su nombre era en realidad un seudónimo de un grupo de matemáticas, dada la cantidad de áreas que contenía (nos la cuenta Manuel de León aquí).

Gregory MargulisGregory Margulis es catedrático de la Universidad de Yale, y añade el Premio Abel al Premio Wolf y la Medalla Fields, siendo uno de los cinco matemáticos que han ganado los tres premios. Se le conoce principalmente por sus aplicaciones de la teoría ergódica en otras áreas, como los retículos en grupos de Lie o la teoría de números. Durante toda su vida, ha sido notable su capacidad para demostrar resultados complejos (y, aparentemente, fuera de su alcance) de maneras muy originales, como la conjetura de Oppenheim o la construcción del primer ejemplo de grafo expansor conocido.

Como curiosidad, triste, de su vida, no puedo asistir a la ceremonia de entrega de su Medalla Fields en Helsinki, ya que la Unión Soviética no le concedió el visado necesario para ello. De hecho, no pudo obtener permiso para viajar al extranjero hasta 1979, cuando contaba con 33 años (uno después de llevarse la Fields).


Para finalizar, no quiero pasar la oportunidad de recordar que Hillel Furstenberg ya había pasado por este blog. Lo hizo hace cerca de 12 años, y nada más y nada menos que con una demostración de la infinitud de los números primos. Pero no una demostración cualquiera, sino una basada en topología. Dicha prueba de este icónico teorema es relativamente elemental, aunque es evidente que requiere ciertos conocimientos básicos de topología. Para quien quiera consultarla, os dejo la entrada que escribí en su momento sobre ella: Demostración topológica de la infinitud de los números primos, por Hillel Furstenberg


Fuentes y más información:

Las fotos de los protagonistas las he tomado de aquí.


Esta entrada participa en la Edición 11.1: Desde casa del Carnaval de Matemáticas, que en esta ocasión organiza @MoniAlus en su blog, El mundo en un chip.

Print Friendly, PDF & Email
0 0 vote
Article Rating